¿Qué está pasando?

Volvamos al Barrio  

FRENTE AMPLIO

frente amplio, columna, opinión, opinión política, columna política, diego roselli gonzalez, diego roselli, elecciones, departamentales, mayo

AUTOR: Diego Roselli González | Columnista del Frente Amplio

La Intendencia, para gran parte de los habitantes de Montevideo, se tiene que encargar –primero y de buena manera – del ABC (alumbrado, barrido y caminería) y  – después – pasar a otras cuestiones un poco más complejas. Por esto,  los temas culturales, el ordenamiento territorial y los asuntos del medioambiente , pasan a un segundo plano. Igual suerte, corren las políticas territoriales y la segregación espacial o segregación territorial. Ahí quiero poner el foco hoy.

Hay muchas cosas por mejorar y muchas otras por hacer; eso no se discute. Tampoco, que una de las caras de la desigualdad social es la distribución territorial: un sector urbano-costero vinculado a clase media-alta, una ciudad intermedia y la periferia, asociada a los estratos más bajos.  El gobierno municipal tiene que ponerse a trabajar en ese tema. Es hora de que lo haga, con políticas de corto, mediano y largo plazo; para favorecer la mezcla social y lograr una mayor diversidad e integración.

La remodelación del Mercado Agrícola de Montevideo (MAM) como espacio de interacción social y, en frente,  la edificación de la antigua fábrica de alpargatas son señales claras de recuperación de  barrios antes disgregados. La plaza Seregni, un emblema en este tipo de acciones, revitalizó Cordón norte y es un ejemplo exitoso en la generación de espacios públicos para la integración y la apropiación ciudadana. Algo parecido se hizo, ahora, en Casavalle y está previsto replicar en otras zonas.

De acá en adelante,  hay que trabajar  en las zonas intermedias, en construcción de infraestructura y en generación de servicios, tanto públicos como privados, empezando por las líneas de ómnibus y sus frecuencias. La locomoción y el transportes son fundamentales para que las  personas nos sintamos atraídas a vivir en estos barrios. La baja densidad de población actual de estas zonas, hace que puedan ser explotadas , que puedan  absorber gente de ambos lados de la brecha socioeconómica y así, repito, colaborar con la deseada integración social.