¿Qué está pasando?

La longevidad, ¿una tristeza o una bendición?

viejos, longevidad, edad, tercera edad, vejez, esperanza de vida, familia, hijos, adulto mayor Mayores pasando su tiempo / Foto: piaoliver

Todos sabemos que la medicina ha hecho posible que la vida se prolongue hasta edades que hace un tiempo eran  impensables.

No es raro encontrarnos hoy en día con personas que alcanzan los 90 años (y más) en buen estado de salud.

Pero la salud física, conlleva también una buena salud emocional, afectiva, sensible?

Los adultos mayores, siguen llevando una vida activa, están al tanto de lo que ocurre a su alrededor, tienen algún incentivo que los anime a seguir viviendo? La mayoría no.

Como hay geriatras que cuidan el físico de los adultos mayores, hay médicos que se ocupen de ellos desde el punto de vista emocional? especialistas en incentivar la vida activa de los viejos?

No hay más que ver a las personas que nos rodean que tengan más de 80 años, que la mayoría dependen exclusivamente de hijos, nietos, o personas que las cuiden, para sentirse acompañados, para que los “pongan al día” con los acontecimientos que suceden a su alrededor, para que les busquen alguna distracción.

Lamentablemente no siempre los hijos, nietos, etc. pueden tener el tiempo suficiente para esa ocupación y por lo tanto los viejos pasan mucho tiempo solos, mirando la tele, o simplemente esperando que les llegue su hora de partir de este mundo.

Para eso es que los médicos alargan la vida?

Tratemos de atacar esta soledad de la vejez y programemos desde la mediana edad, que vamos a hacer para seguir vigentes si es que nos espera una larga vida.

Ojalá lo consigamos.