¿Qué está pasando?

Noche de terror en Niza

El saldo preliminar confirma la muerte de más de 80 personas

Un camión embistió contra una multitud concentrada por el Día de la Bastilla/ Foto: AFP

Niza al igual que toda Francia vivía este 14 de julio como un día de gran celebración al conmemorarse un nuevo aniversario de la Toma de la Bastilla, la principal fecha nacional. Una multitud en las calles salía a observar los desfiles y los fuegos artificiales. Esta normalidad fue abruptamente interrumpida por un camión que arrolló durante dos kilómetros a más de un centenar de personas en el paseo de los Ingleses. El saldo preliminar confirma la muerte de más de 80 personas, número que aumentará tomando en cuenta la cantidad de heridos graves que dejó el ataque.

Minutos más tarde la policía logró abatir al conductor. Según medios locales se trataría de un tunecino de 31 años sin aparentes conexiones con ningún grupo terrorista. Dentro del camión fueron encontradas bombas y armas. Tras la captura del conductor, el presidente de la región donde se encuentra Niza, Christian Estrosi, había recomendado a los ciudadanos no abandonar sus casas por temor a que el atacante tuviese cómplices que planearan otros ataques.

El presidente Francois Hollande reunió al comité de crisis para evaluar la situación y los pasos a seguir. A las 3 de la madrugada hora de Francia, pronunció un enérgico discurso condenando el ataque y puso el acento en que sería de algún grupo terrorista, más allá de que por el momento no haya indicios de que sea así. En esa línea aseguró que Francia seguirá bombardeando posesiones de ISIS en Siria.

Por otra parte, el primer mandatario francés confirmó que se mantendrá el estado de excepción en todo el país por los siguientes tres meses. Curiosamente, este finalizaría luego que culminara el Tour de France el próximo 24 de julio. Hollande había anunciado ante periodistas de la televisión francesa, previo al ataque en Niza, que un estado de excepción era una limitante a la república.  Esta situación implica que la policía puede realizar detenciones e interrogatorios sin necesidad de una instancia judicial, así como también allanamientos e interceptación de comunicaciones.

La de este jueves se suma a una trágica lista de ataques que ha sufrido Francia en los últimos 18 meses. La ola de ataques comenzó en enero de 2015 cuando un grupo comando atacó las instalaciones del diario satírico Charlie Hebdo. El atentado dejó a una decena de muertos, siendo reivindicado por Al Qaeda de Yemen. Días más tarde un supermercado kosher de París fue tomado por un yihadista provocando la muerte de cuatro rehenes. El 13 de noviembre, un grupo terrorista integrado por franceses, belgas e iraquíes irrumpe en el teatro Bataclan matando a 129 personas y dejando heridas a otras 300. ISIS se hizo responsable tras este ataque.  El ataque de este 14 de julio parece enmarcarse dentro de esta trágica lista de atentados. La presencia de lobos solitarios que no responden directamente a organizaciones terroristas hace más difícil para las autoridades locales detectarlos y prevenir estas situaciones.