¿Qué está pasando?

El Estado Islámico continúa avanzando en Irak

Limpieza étnica otra vez

irak, estado islámico, califato, Kurdistán, Zumar,, Sinjar, Wana, Siria, Naciones Unidas, peshmerga El ejército de Irak intensifica su fuerza militar contra el Estado Islámico / Foto: Reuters

La violencia en Irak está lejos de acabar. Las fuerzas del gobierno intentan recuperar territorio perdido tras el avance del Estado Islámico y el establecimiento de un Califato en su territorio. La región del Kurdistán que había resistido la ofensiva, vivió el fin de semana sus primeras derrotas militares.

El domingo, el Estado Islámico capturaba tres pueblos del norte (Zumar, Sinjar y Wana) y con ellos una refinería de petróleo cercana y la represa más grande de Irak. El objetivo del movimiento islamista radical es consolidar el mayor control sobre los territorios del norte de Irak y de Siria para mejorar su operativa, y hacerse con el poder de las refinerías de petróleo para financiarse.

Las Naciones Unidas, que ha condenado al grupo por sus atrocidades y lo ha declarado terrorista, dejó claro que se impondrá sanciones sobre cualquiera que comercie petróleo con el Estado Islámico.

Ante el avance del Estado Islámico en el norte frente a los peshmerga (fuerzas Kurdas), el primer ministro Nuri al-Maliki, ordenó este lunes a la fuerza aérea apoyar en la lucha a los Kurdos. De todas formas hasta el momento todavía los radicales islámicos del Estado Islámico no han penetrado en territorio del Kurdistán, sino en sus alrededores.

El ejército de Irak, que no ha podido realizar avances en el terreno, ha utilizado la aviación para golpear “objetivos” específicos del Estado Islámico en diferentes puntos. Este miércoles en la ciudad de Mosul, causando según el gobierno, la muerte de varios milicianos.

Lo relevante es el apoyo aéreo a las fuerzas Kurdas de este lunes, el primero de este tipo en tanto el gobierno central de Bagdad y la región semiautónoma del Kurdistán mantienen disputas constantes por presupuesto, autonomía, tierras y petróleo.

Las relaciones se habían agravado aún más tras las derrotas y retirada del ejército regular de varias ciudades del norte tras la ofensiva del Estado Islámico en junio, que llevó a las fuerzas Kurdas a llenar el vació de poder, lo que generó en la región autónoma confianza para su lucha por la independencia y para aumentar su territorio.

Atentados y limpieza religiosa

Este jueves el Estado Islámico realizó un atentado suicida en la capital, Bagdad, y un atentado con coche bomba en la ciudad norteña de Kirkuk, en poder de las fuerzas Kurdas.

Ambas acciones apuntaron a los chiitas, rama del islam que el Estado Islámico considera su enemiga, al igual que otras religiones.

Dentro de su persecución contra minorías y religiones diferentes, como hicieron en Mosul con los cristianos, los radicales islámicos echaron de sus hogares a más de 40000 personas de la minoría Yazidi luego de amenazarlos con convertirse al islam, pagar un impuesto, irse o enfrentar la muerte.

Según testimonios recogidos por la agencia AFP, se reportaron miles de Yezidis asesinados. Al mismo tiempo se afirma que muchos de los que huyeron para intentar refugiarse en el Kurdistán Iraquí, están cercados en montañas sin provisiones.

Los Yazids son una comunidad kurda etno-religiosa, que representa una religión ancestral relacionada al zoroastrismo (religión monoteísta preislámica de la antigua Persia).

Las víctimas del conflicto aumentan, las atrocidades son cada vez más notorias, e Irak va perdiendo su histórica diversidad y cultura.