¿Qué está pasando?

Corea del Norte y Estados Unidos: Una historia de odio-odio

Sigue la escalada de amenazas entre ambos gobiernos luego de la película "The Interview"

corea del norte, estados unidos, eeuu, amenazas, sony, the interview, que pasó, guerra, obama, líder norcoreano Portada de un diario en Corea del Sur / Foto: AP

Las últimas amenazas entre los gobiernos de Estados Unidos y Corea del Norte luego de la polémica por el lanzamiento de la película “The Interview”.

Que una película pueda desatar una guerra es algo que justamente, podría pasar “solo en una película”. De todas formas, la escalada de amenazas que se han lanzado Corea del Norte y Estados Unidos luego del lanzamiento de “The Interview” y el cyberataque a Sony Pictures, hace pensar que la idea puede no ser tan descabellada al fin y al cabo.

Hace casi un mes la empresa estadounidense Sony fue víctima de un cyberataque que expuso miles de archivos privados. Luego de la investigación correspondiente, el FBI señaló al gobierno de Corea del Norte como la responsable del mismo.

En esos momentos, la web solo hablaba del inminente estreno de “The Interview”, una película de Seth Rogen y James Franco que termina con (spoiler alert) el ficticio asesinato del líder norcoreano. Por supuesto, “The Interview” es una comedia, y en la misma se satiriza a Kim Jong-un, presentándolo como déspota y descerebrado.

Corea del Norte jamás admitió ser la responsable del ataque a Sony, aunque sí se despachó sobre la cinta, a la que calificó como un “acto de guerra” y amenazó con varias represalias en caso de que “The Interview” se estrenara en todo el mundo.

Al mismo tiempo, los hackers anónimos que se auto-adjudicaron el cyberataque a Sony, emitieron un terrorífico comunicado en el que advertían que las salas de cine que proyectaran la cinta serían víctimas de ataques de terrorismo.

“Les mostraremos claramente en el momento y en el los lugares en los que se exhiba ‘The Interview’, incluyendo el estreno, el destino amargo al que estarán condenados aquellos que buscan diversión en el terror”, decía el comunicado.

En Estados Unidos primó el sentido común, y bajo la consigna de “más vale prevenir que curar”, se decidió cancelar el estreno de “The Interview” programado inicialmente para el día de Navidad. De esta forma, la película quedó a precio de alquiler (7 dólares) en iTunes y a través de Youtube.

Más allá de que el estreno de la polémica película haya sido cancelado, las amenazas entre los gobiernos de Estados Unidos y Corea del Norte no quedaron ahí.

Sanciones económicas y más amenazas

El pasado viernes, Barack Obama le dedicó al tema una de sus últimos decretos ejecutivos antes de irse de vacaciones. En el mismo, comunicó la imposición de sanciones económicas al gobierno de Corea del Norte, que se suman a las vigentes sanciones que buscan acabar con el programa nuclear del país asiático.

En particular, las sanciones van dirigidas específicamente a tres organizaciones norcoreanas y a diez funcionarios del gobierno de ese país, a los que se les congelaron los activos que poseen en el Sistema Financiero estadodunidense.

En el documento, Obama acusa a Corea del Norte de “acciones ciberdestructivas y coercitivas durante noviembre y diciembre”, calificándolas como una “continua amenaza para la seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos”.

Entre otras cosas, desde ahora el Departamento de Tesoro de Estados Unidos tiene la facultad para cortar el acceso de la Korea Mining Development Trading Corporation y la Korea Tangun Trading Corporation, (grupos financieros vinculados al ministerio de Defensa del país asiático) al Sistema Financiero de Estados Unidos. Esto implica que los estadounidenses no podrán realizar transacciones financieras con estos grupos.

“Las órdenes no están dirigidas a la población en general de Corea del Norte, sino al Gobierno de Corea del Norte y a sus actividades que amenacen a Estados Unidos y otros”, dice el comunicado de Obama.

Por su parte, la respuesta del gobierno norcoreano no se hizo esperar. A través de un comunicado en el que una vez más se niega que el gobierno norcoreano tuviera algo que ver con el cyberataque a Sony, se acusó a Estados Unidos de “fomentar el odio” hacia el país asiático.

También se hizo especial hincapié en que el peso militar del país no se verá afectado por las sanciones de Estados Unidos, remarcando que al ejército norcoreano todavía lo componen 1.2 millones de efectivos.

El vocero del gobierno (que no fue identificado) dijo ante la Agencia Central de Noticias Coreana, que estas sanciones muestran la “acendrada repugnancia y hostilidad hacia la RDPC”.

“La política seguida persistentemente por Estados Unidos para asfixiar a la RDPC, agitando infundadamente la mala sangre en su contra, sólo podrá endurecer su voluntad y resolución de defender la soberanía del país”, dijo el portavoz.