¿Qué está pasando?

Porque no solo de empates vive el hombre

OPINIÓN TRICOLOR

nacional, peñarol, clausura, resultado, munúa, opinion, columna, en carrera

Autor: Anibal Gómez #98838 | Columnista Tricolor

Se termino el sueño de la Copa Libertadores y el cansancio emocional y físico se hace sentir en el campeonato Clausura donde ya se dejaron pasar todas las oportunidades para recuperar las posiciones de arriba en ambas tablas y esperar el final ganando.

Los partidos que nos trajo el enfrentamiento contra Boca por los cuartos de final de la Libertadores le dejo al hincha una sensación de que el equipo podía pelear hasta el final como venia prometiendo. Fueron dos empates 1-1 en los que Nacional mereció mas aunque no haya podido jugar a la manera que Munúa venia inculcando. Fueron partidos bien de copa, con errores y adrenalina.

En la ida, un gol de Boca de contragolpe puso el partido 0-1 faltando poco para el final. De un córner llego el empate luego que Kevin Ramírez bajara el centro al medio del área para que Sebastián Fernández pudiera marcar de volea.  La vuelta y sin el “Diente” López, Kevin Ramírez y Cristian Tabo (todos lesionados por la doble competencia, ninguno por un golpe) fue un encuentro igual en esencia, esta vez fue Nacional que encontró el 0-1 con un gol en contra después de un centro de Leandro Barcia. El empate llego cerca del final y allá nos fuimos a los penales sin tiempo de descuento.

El sueño copero termino en los penales y hubo que volver a lo local para seguir peleando por un lugar en las finales.

En el medio de los partidos contra Boca, nos toco jugar otro clásico donde los dos llegaban haciendo un trabajo tan desparejo que el partido era una incertidumbre; también jugado sin López y Ramírez quienes eran clave en el ataque rápido de Nacional, fuimos a un clásico que termino en otro empate con 4 goles en el segundo tiempo con dos penales a favor convertidos por Diego Polenta.

Algo que no podemos dejar escapar era el estado de la cancha del Estadio Centenario, igualito al Troccoli. Una pena que los organismos no hayan llegado a un acuerdo aun para que los clásicos se jueguen de local propiamente dicho. Los estadios están prontos, las hinchadas lo quieren y seguramente sea hasta más folclórico y vistoso para la televisión. La verdad, una pena.

Porque no solo de empates vive el hombre, contra Danubio el domingo de noche y con los resultados vistos, el equipo no encontró ni media jugada elaborada, ni un desborde bien hecho o un espacio para tirar al arco. Perdimos 0-2 en el Parque y dejando en evidencia que la eliminación dejo cansancio en los músculos y en la cabeza.

Antes de la Copa América solo quedan dos fechas que pueden deparar en tantos escenarios posibles que ni vale la pena pronosticar. Ojalá todo se de naturalmente y tenga a Nacional involucrado de alguna manera en la definición del campeonato.