¿Qué está pasando?

El que mucho ataca, ¿cómo defiende?

OPINIÓN TRICOLOR

nacional, peñarol, clausura, resultado, munúa, opinion, columna, en carrera

Autor: Anibal Gómez #98838 | Columnista Tricolor

Nacional volvió a dejar puntos por el camino en la visita a Belvedere y lo hizo de la misma manera que cuando fue a Jardines, dejando espacios en el fondo por salir a buscar el partido.

El domingo pasado Nacional salió a la cancha con jugadores y formación que denunciaban la clara intención de jugar por los extremos, tirando centros, y eso termino dando resultado ya que hasta por esa vía llego el gol de Kevin Ramírez.

Pero vayamos un poco mas atrás del gol en el segundo tiempo y miremos la idea que imprimió Lasarte. Con cuatro en el fondo, tres de recuperación en la mitad de la cancha y tres delanteros, pero si en lugar de separar la cancha en sectores de arco a arco, lo hacemos de lateral a lateral, teníamos tres para tirar centros por derecha: Fucile, Romero y Lozano; tres para tirar centros por izquierda: Espino, Rodríguez y Ramírez; y por el carril del medio: Arismendi y Victorino, Porras y Fernández.

En ese dibujo se veía un hueco bastante grande entre Fernández y Porras que le hizo el trabajo muy fácil a los mediocampistas de Liverpool para marcar mas arriba y por eso durante los primeros 45 minutos, Nacional tuvo la pelota pero las jugadas solo terminaban en centros que no llegaron a mucho.

Recién después de dos cambios que le daban mas sentido a todo, las entradas de Silveira y Ligüera, fue que en 2 minutos del segundo tiempo ya estábamos 1-1

Le dieron sentido ya que los centros del primer tiempo eran dirigidos a Fernández, que es un excelente delantero y sabe pararse para no ser absorbido por los defensas. Pero con Silveira en cancha, ya había que tener un cuidado más por arriba. ¿Y qué se puede decir de Ligüera? Todos sabemos lo bueno que es distribuyendo la pelota en pases cortos y largos que aclaran el juego. Además se fue a parar al medio del hueco que “había generado” Nacional en el primer tiempo.

Le costo unos 15 minutos a la defensa del local darse cuenta que Ligüera estaba usando el terreno que dejaban los mediocampistas que salían a marcar a los 6 punteros que seguían en cancha por Nacional y lo solucionaron tirándose atrás con cambios. Esos cambios que le terminarían dando resultado ya que Nacional se fue en busca de la victoria con casi todo el equipo y otra vez, como contra Danubio en la primera, un contragolpe dejó a Conde solo contra 2 atacantes.

Nacional esta jugando a proponer y siendo lo más directo posible, esta bien eso, muchas veces nos quejamos como hinchas de que faltaba juego, pero para ser exitoso en el mundo de los equipos que tienen mas del 50% de la posesión y atacan todo el tiempo, también hay que saber defender al hombre y al espacio cuando no se tiene la pelota.