¿Qué está pasando?

Premios Graffiti 2016: Cómo se vivió desde las butacas

14ª edición

premios graffiti, sodre, 12 de setiembre, 2016, edición 14 Premios Graffiti 2016 / Foto: Pablo Gianino

Por Pablo Gianino

El pasado lunes 12 de setiembre se llevo a cabo la decimocuarta ceremonia de entrega de premios Graffiti. En una inhóspita noche que presagiaba una madrugada complicada a nivel meteorológico, el Sodre fue la calma sobre la tormenta. Al ingresar al magnífico recinto de espectáculos que posee Montevideo, automáticamente fuimos trasladados a un micro clima de fiesta y celebración de la música nacional.

Ya en el hall de entrada se apreciaban los clásicos encuentros que se suelen dar en este tipo de eventos entre colegas, allegados, amigos y prensa en general. Entre famosos y no tanto, la entrada al escenario principal funcionó como nexo perfecto de una antesala de fiesta. La platea baja recibió a los artistas y prensa en general, mientras que en las tertulias varios cientos de fanáticos esperaban expectantes los diferentes shows así como también la entrega de premios.

Pasadas las 20:30 comenzó la ceremonia, que fue transmitida en directo por VTV y tuvo la conducción de Florencia Infante y Rufo Martínez. La promesa era la de ver varios artistas de renombre sobre el escenario así como también nuevos que se suman al catalogo local.

La banda encargada de abrir musicalmente la noche fue Alucinaciones en Familia, nombre que para muchos era desconocido, pero que ya había sorprendido en la ceremonia de nominaciones, obteniendo varias y en importantes categorías. Con un show potente y enérgico, sorprendió a muchos.

El premio a mejor álbum de inspiración cristiana fue el elegido para abrir la entrega, siendo acreedores al mismo Dunamis, por el disco Atmósfera Sobrenatural.

La nota de color de la noche, en cuanto a discursos de agradecimiento, la dio quien subiera a recibir el premio por mejor disco de música electrónica, Jack Doorman, quien resultó un fresco y natural personaje en la ceremonia, cuyo agradecimiento estuvo acompañado de una divertida y agridulce historia cuyos elementos fueron la dictadura y Uber.

Todo esto fue articulado por los shows en vivo de: Gucci, quien sacudió un poco la modorra de los presentes he hizo que se escucharan las primeras palmas, no solamente dio ritmo a la noche sino que desplegó un mensaje integrador que repitió más tarde cuando subió a recibir su premio, enunciando que “la música es música”.

La cuota de talento de la noche estuvo a cargo del gigante Hugo Fattoruso, acompañado de la percusionista Albana Barrocas quienes realmente deleitaron a todos con una mixtura de teclados y batería. También se apreciaron shows en vivo de Alberto Wolf, Hablan por la Espalda (con un encendido vocalista quien alargó un poco la introducción), Márama y Trotsky Vengarán.

El momento emotivo de la noche se dio cuando se entregó el premio a la trayectoria para Jorge Nasser, la banda Boomerang fue la encargada de musicalizar el homenaje con un mini popurri de canciones del cantautor; también participaron los hijos de Nasser y el exbajista de Niquel, Pato Dana. Dicho momento fue de lo más destacado a nivel del público.

Fue la edición número 14 de los premios y cada vez más artistas presentan sus trabajos para ser evaluados, quizá el reto para los siguientes años sea afinar un poco más el lápiz a la hora de ordenar las categorías, ya que en muchos casos se tornaron confusas y repetitivas, y contemplar el tema de la duración de la ceremonia para que no pierda fuerza y entusiasmo.

Pero sin dudas, los premios Graffiti están destinados a convertirse en uno de los más importantes de la región, con el respaldo de cada vez más artistas nacionales que forman una cantera inagotable de talento.

Todos los premiados de los Graffiti 2016, aquí.