¿Qué está pasando?

Pasando Raya: Mano a mano con Nicolás Klappenbach

Entrevista a uno de los referentes de Los Teros

nicolás klappenbach, klapenbach, los teros, rugby, mundial de rugby, entrevista, pidiendo la hora, referente de los teros, pasando raya Nicolás Klappenbach/ Foto: @PolaCamacho

AUTORA: Paola Camacho | @PolaCamacho

Lo primero que notamos al llegar a su casa fue la buena disposición para la entrevista, a pesar de ser un viernes de tarde, con todo lo que eso implica: fin de una jornada agotadora y por supuesto de una semana más agotadora aún. Así comenzamos, aunque más que una entrevista se convirtió en una charla. Hablamos del Rugby, del amateurismo, del Mundial y de su futuro…

El Rugby

Surgió la inexorable pregunta, ¿por qué Rugby?, no es nada del otro mundo, pero en un país donde la mayoría de los niños juegan al fútbol era totalmente válida. “Es algo de la familia. Mi padre practicaba, mis dos tíos por parte paterna y mi tío por parte materna también practicó en su momento”, comienza contando.

“Empecé en Salto, hace ya casi 27 años (…) Schroeder, que era el padre de unos de los muchachos que iba al colegio conmigo, sabía que mi padre había jugado al Rugby cuando era más joven y le preguntó si le interesaba dar clases y meter el deporte en la forma de vivir de los gurises. Así fue como empezó a formarse el Salto Rugby que se llamaba Los Tigres en aquella primera instancia cuando empezamos a jugar nosotros, mi hermano y yo -los dos primeros que empezamos- mi hermano que tenía 5 y yo tenía 7. Me vine con 17 para 18 para Montevideo a Facultad de Medicina, ahí arranqué a jugar en Champagnat, que era donde estaba jugando mi tío y ahí me quedé jugando en Champa hasta el día de hoy”.

Mirando cualquier partido de Rugby uno puede ver que priman muchas enseñanzas, que tal vez en otro deporte no son tan comunes y sobre todo mucha disciplina. Por algo un antiguo dicho británico dice que ´el fútbol es un juego de caballeros jugado por villanos y el rugby es un juego de villanos jugado por caballeros´. Por eso no podíamos dejar de preguntarle qué enseñanzas nos deja este deporte “Hay muchas cosas: trabajo en equipo, el respeto hacia el rival y hacia la otra persona que, si bien te golpeas mucho durante el partido, termina el partido y hay todo un respeto muy importante para lo que es la otra persona y esos son normas de la vida que son muy importantes”.

“Pero lo más importante que hay son los vínculos, el trabajo en equipo y el sacrificio personal para con el equipo, por más que el fútbol también es un deporte en equipo siempre las individualidades pueden brillar mucho más que lo que pasa en el Rugby, en éste por excelencia brilla el equipo y no las individualidades. Podes tener un muy buen jugador, pero si el equipo global no funciona unido es difícil que logres buenos objetivos”.

Sin duda era necesario preguntarle por su condición de amateur, si bien en Uruguay la gran mayoría de los deportistas son amateurs, con el Mundial fresco en la memoria de todos no podía faltar. “El amateurismo es bastante complicado, para nosotros entrenar todo lo que entrenamos para ir al Mundial se hacía muy cuesta arriba mezclar, hubo mucha gente que perdió trabajos o tuvo que dejar, no perdió porque lo dejó por elección propia para poder ir a Inglaterra, pero igual. En mi caso se me hacía muy difícil cumplir con todos los trabajos, con la Facultad, y además también cumplir en la casa, con mi hija.  Es muy complicado porque tenés demasiada carga horaria y la verdad que muy cuesta arriba pero cuando a uno le gustan las cosas hace lo imposible por poder realizarlas y creo que eso es importante”.

El Mundial

¿Y el Mundial? “El Mundial colmó todas mis expectativas, haber llegado a Inglaterra para nosotros era un sueño cumplido. Todos los que se ponen a jugar al Rugby desde chicos sueñan con poder llegar a un Mundial que es la máxima expresión del Rugby a nivel internacional y la verdad que para nosotros fue espectacular. Nos trataron como si fuésemos unos reyes, estuvimos viviendo como profesionales por dos meses. Fue una experiencia muy buena”.

“Lo que más se extrañó fue a la familia, fue lo más difícil. Porque uno no está acostumbrado a vivir tanto tiempo lejos de la familia y si bien estábamos preocupados por los partidos, por entrenar y todo, se extrañaba mucho. Sobre todo, en los momentos cuando teníamos o tiempo de ocio o cuando no habías quedado para un partido, te ponías bastante mal y siempre se extraña más a la familia en esos momentos, que cuando todo estaba bien. Pero bueno, es normal me imagino que los profesionales lo deben tener muy asumido, pero para nosotros era muy complicado”.

“A mí me quedó grabado el último partido, sobre todo, porque iba a ser mi último partido como jugador de la selección, ya que di un paso al costado. Tengo 33 años y no puedo seguir comprometiéndome porque lamentablemente no me dan los tiempos. Entonces fue un partido muy emotivo, me quedó muy grabado ese himno como lo cantamos, la devolución del público que apoyó también a Uruguay a pesar de que estábamos jugando contra Inglaterra en su casa. La verdad que me queda esa sensación muy linda obviamente saber que terminé mi carrera en la Selección jugando un Mundial, el último partido la verdad que fue muy lindo”.

Cada vez que uno hace algo luego hace una evaluación, así que le preguntamos cuál fue la suya del Mundial. “Si me pongo a pensar en lo que yo quería hacer antes del Mundial, no estamos contentos porque habíamos planificado tratar de meter un try en cada partido, de hacer más puntos y bueno hubiésemos quedado más contentos. Siendo exigentes creemos que tenemos mucho más para dar, que podemos dar más, que podemos jugar a otro nivel, se puede levantar yo creo que van a levantar y van a jugar en un muy buen nivel”.

“Creo que hicimos buenos partidos por momentos y en otros momentos se notó la diferencia. Con Inglaterra prácticamente en los primeros 20 minutos nos pudieron meter un try solo, después se agrandó el partido. Contra Gales a los 15 minutos íbamos ganando, fue un partido muy bueno. Australia fue un partido diferente, pero en el final los tuvimos como para marcarles un try, no se pudo porque defienden muy bien. Pero tuvimos momentos en los partidos en los que jugamos a un muy buen nivel y creo que el reto más importante es lograr jugar a ese nivel los 80 minutos que es lo que nos quedó en el debe”.

“Pero globalmente si quedamos conformes. Yo en lo personal sufrí lesiones en la gira previa en Japón y me tocó jugar menos de lo que esperaba venía: jugando como titular y siendo uno de los referentes. Me tocó quedar afuera, un poco más marginado, pero se disfruta igual y uno a veces empieza a ver medio negra las cosas, pero cuando pasa raya se da cuenta que fue una experiencia espectacular, que fue la que me tocó vivir y la disfruté de esa forma”.

El Futuro del Rugby Uruguayo

A la mayoría de los uruguayos nos quedó la sensación de que para el Rugby de nuestro país  iba a haber un antes y un después de la participación de los Teros en el Mundial pero, ¿cómo se vio desde adentro? “Estoy convencido de que esto es un muy buen primer paso a futuro, porque ya le ha dado mucha repercusión a las juveniles y al propio equipo de Teros, con mucha cantidad de partidos que van a venir de ahora en adelante. Ya están jugando el campeonato provincial B, que eso es muy importante, son jugadores que salen de las juveniles que todavía no están para jugar en la primera división de los Teros pero que están en el medio, son muy buenos proyectos y también con algunos jugadores que fueron al Mundial, pero todos jugadores muy jóvenes que ya empiezan a agarrar roce internacional y que creo que eso va a ser fundamental. Además de la cantidad de partidos internacionales de alto nivel que tenemos: de nuevo contra Fiji, contra Japón, posiblemente jugar contra un equipo B de Francia. Creo que le va a hacer muy bien al Rugby uruguayo y al Rugby de toda la región”.

Su Futuro

Ante la pregunta sí se planteó continuar como entrenador luego de retirarse, nos contó que en realidad nunca lo pensó, que siempre le gustó entrenar y que lo fue durante unos años en su club. Además, “con mi vida académica como médico es bastante difícil lograr hacer todo”, dice.

“Pero no le digo que no porque la verdad creo que es una experiencia linda, no sentís la misma sensación estar jugando que ser entrenador, pero para poder estar cerca de una cancha de Rugby me imagino que sí. Hincha seguro, de todo lo que es la selección, siempre. Porque creo que logramos devolver el prestigio que la camiseta celeste necesita a nivel mundial, volvió a estar una vez más en un Mundial y ojalá pueda estar en muchos más. Eso era una de las razones por la que nos emocionábamos tanto, fue de una de las cosas que se habló mucho en la previa a lo que es la eliminatoria al mundial de devolverle el prestigio, cada vez que entrabamos a la cancha sentíamos como estaba la bandera y el himno de Uruguay en la cita más grande del Rugby Mundial y para nosotros eso era muy emotivo la verdad”