¿Qué está pasando?

¿Sabías que Papá Noel nació en Turquía? Te dejamos su verdadera historia

¿Qué tiene que ver Coca-Cola?

papá noel, verdadera historia de papá noel, verdadera historia, santa claus, nombre, porque papá noel, colores de papa noel, coca cola, san nicolás, santo

¿Sabías que Papá Noel fue real, que fue un santo que nació en Turquía sin traje rojo ni barba blanca? Lee su verdadera historia. 

Siempre dicen que una de las mayores decepciones de la infancia se da cuando descubrimos que Papá Noel no existe. Pero esto no es tan así, si bien es obvio que no hay un gordo simpaticón volando por los cielos en un trineo tirado por renos y que reparte juguetes a todos los niños del mundo en una sola noche, Papá Noel sí existió en la “vida real”.

Pero por supuesto, no se llamaba Papá Noel. Su verdadero nombre fue Nicolás de Bari, y en realidad nació en Turquía en el Siglo IV, hijo de una familia adinerada de la época.

Cuando tan solo tenía 19, Nicolás se quedó huérfano, y decidió irse a Myra a estudiar para ser sacerdote, como uno de sus tíos. Según afirman varias versiones, el chico siempre se había caracterizado por una gran generosidad, por lo que no le resultó nada difícil abandonar todas sus riquezas para dedicarse al sacerdocio.

De esta forma, Nicolás llegó a Myra y pronto se convirtió en cura. Pronto su nombre comenzaría a hacerse conocido en la región. Una de las anécdotas más conocidas remonta al regalo que le hizo a la familia de una mujer que se estaba por casar, pero que no contaba con los medios necesarios para pagar la ceremonia. En esa época se retrató a Nicolás con una bolsa de monedas de oro al hombro (donadas luego a la familia), lo que muchos expertos afirman que luego se convertiría en la famosa bolsa de regalos con la que se identifica hoy en día a Papá Noel.

Años después de su muerte fue declarado “santo”, y pronto se convirtió en el patrono de los marineros y luego en Santo Patrón de Grecia, Turquía y Rusia.

Cuando los árabes invadieron Turquía e impusieron el Islam como religión, los restos de San Nicolás fueron trasladados en secreto a la ciudad italiana de Bari, Italia, donde reposan hasta el día de hoy.

Un aspecto importante que se nos olvidó mencionar, es que Nicolás falleció un 6 de diciembre del año 345. ¿Por qué esto es importante? Porque la cercanía de esta fecha con la de la Navidad, hizo que pronto comenzara a asociarse su figura con la de esta fiesta.

Tomando como punto de partida su gran generosidad, se fue imponiendo la costumbre de contar que cada aniversario de su muerte, San Nicolás volvía para repartir juguetes y golosinas a los niños que se habían portado bien, o mejor dicho habían sido “buenos cristianos”.

De todas formas, no fue hasta el Siglo XII que esta idea se expandió por toda Europa, y posteriormente llegara a las américas de la mano de la colonización.

Santa Claus, made in Hollywood

Pero ¿qué pasa con la imagen de Papá Noel, es gordo bonachón que siempre se ríe, que vive en el Polo Norte y que anda en un trineo tirado por renos voladores?

Según las versiones históricas, el verdadero San Nicolás era delgado y en principio siempre fue retratado con un traje verde. Esto no cambió hasta 1823, cuando el escritor inglés Clement Moore escribió su poema titulado “Una visita de San Nicolás”, en el que por primera vez se lo describió surcando el cielo de la mano de nueve renos voladores (nombres incluidos) y no que repartía sus regalos a caballo, como se entendía hasta ese momento.

El traje rojo y blanco y la barba, no llegarían hasta mucho después, de la mano de Coca-Cola. En 1931, la mayor compañía de refrescos del mundo le encomendó al caricaturista Thomas Nast que creara una imagen “más humana” de Papá Noel (o Santa Claus como ya era normalmente conocido en Estados Unidos para ese entonces) de cara a una nueva campaña de marketing que sería lanzada en Navidad.

De esta forma, surgió la imagen de Papá Noel que conocemos todos. Que el rojo y el blanco sean también los colores de Coca-Cola, no es casualidad.

Luego con el paso de los años llegarían otros detalles que enriquecen más la historia, como los duendes que construyen los regalos durante todo el año, y su erradicación en el Polo Norte.