¿Qué está pasando?

Extinguiendo a Nemo: cuando no se toma el mensaje correcto de las peliculas

Cautiverio de animales exóticos

http://www.anipedia.net/peces/-pez-payaso.html Foto: Anipedia.net

AUTORA: Silvina Barreto | Columnista de Ecología y Medio Ambiente

Tras el exitoso estreno de la película infantil de Disney Buscando a Nemo en el año 2003, el pez payaso proveniente de los arrecifes de coral Indo-Pacífico, con sus intensos colores, logró ganarse el cariño de grandes y chicos. Pero la película, que se trataba de un pez sobreprotector buscando incansablemente a su hijo luego de que éste fuera capturado por buceadores para ser domesticado en una pecera, provocó todo lo contrario a una reflexión sobre el cautiverio de animales exóticos.

El mensaje conservacionista que se intentaba transmitir con la película falló rotundamente, ya que la fama de pez payaso provocó una fiebre por el mismo. El aumento de estos ejemplares en las tiendas de animales causó que el número descendiera drásticamente en su hábitat natural, incluso peligrando su permanencia, ya que se bordea un peligro de extinción.

Por esta problemática conservacionista, es que surge la fundación Saving Nemo, que desde el año 2005 se encarga de reproducir peces payasos en cautividad y evitar que las poblaciones salvajes se vean afectadas, además de reportar anualmente los millones de peces que son tomados de sus hábitat natural para ser comercializados. La fundación también expresaba que los habitantes de los corales ya tienen suficientes problemas por el calentamiento del agua y la acidificación del océano provocado por el calentamiento global, y por ello expresan que lo último que necesitan es que se  los lleven de los corales.

Pero el problema no terminaría aquí, ya que en julio de este año sigue la secuela de Buscando a Nemo, con el estreno esta vez de “Buscando a Dory”, la graciosa pez cirujano o pez paleta de pintor, que en la primera entrega ayudaba a buscar a Nemo. Los conservacionistas temen que el estreno de la película provoque una fiebre similar a la del pez payaso, y el número de esta especie descienda de forma alarmante en su hábitat natural.

Otro dato no menos importante es que el pez cirujano, a diferencia del pez payaso, no puede ser criado en cautiverio para evitar que se saquen ejemplares de los océanos, por lo que hacerse de uno de ellos, sería solamente posible arrebatándolos de los corales.

Debido a esto, la red social de activistas Care2 ha lanzado una campaña donde le pide a Disney que tome cartas en el asunto para mantener la seguridad de pez, y se preocupe por anunciar y difundir la importancia de proteger a la especie. El eslogan de la campaña lo dice todo: “Disney, dile a los fans que busquen a Dory, no que compren a Dory”.

Irónicamente, un mensaje que se quería transmitir sobre la cautividad de especies salvajes y el sufrimiento de los mismos no dio resultado, y el egoísmo humano solo llevo a querer consumir más, y a querer imitar comportamientos y poseer animales salvajes solo por estar de moda.

Depende de nosotros recibir el mensaje correcto, y hacer de la herramienta entretenimiento una fuente de aprendizaje y buenos hábitos.